Sólo un aviso: el 41% de los reclutadores juzgan tu foto antes de conocerte 1


recruiter

Si estás buscando trabajo, probablemente estés bien alerta de la importancia de muchas cosas ligadas a obtener un empleo: un perfil de LinkedIn completo, un currículum vitae sin errores, una carta de presentación a la medida, hacer las preguntas correctas en la entrevista, probar que no solo ayudarás a la compañía en sus “puntos flacos” sino que también serás un buen colaborador; en fin, la lista es amplia.

Los reclutadores están tratando de revisar muchas cajas, y si no tienes los básicos más simples, seguro no llegarás muy lejos. La verdad es que no obtendrás más que un vistazo inicial si tu foto —literalmente, la primera cosa que un gerente de reclutamiento ve cuando te encuentra en línea— no causa una buena impresión.

Un estudio por Jobvite señala que 41% de los reclutadores dicen que ver la foto de un candidato antes de conocerlo tiene influencia en su primera impresión. Aún cuando no tienes que llenar tus perfiles de redes sociales con fotos profesionales, tampoco debes usar fotos que sugieran que siempre estás de fiesta. Recuerda, aún cuando tu perfil sea privado, la gente generalmente puede ver tus miniaturas en varias plataformas. Esto aplica también para fotos de cubierta o de portada. Al menos para LinkedIn, considera usando una foto informal tuya trabajando (si no, una de estas 23 listas para descargar).

La buena noticia es que los gerentes de reclutamiento ahora son más flexibles sobre esas selfies que se encontrarán en redes sociales —solo un 18% viéndolas desde un ángulo negativo, en oposición al 25% del año anterior (por supuesto, mientras no estés bebiendo o promoviendo el uso de sustancias).

¿Quieres más estadísticas? No des por sentado lo extremadamente importante que es la entrevista inicial en persona después de que pases esa primera prueba de acechanza de fotos en Google. Más de la mitad —62% para ser precisos— de los reclutadores se desinteresan con un candidato que viste demasiado casual. Así, mientras que también un traje completo y corbata pueden no ser apropiados, los jeans usados seguramente tampoco son bien vistos, aún en un ambiente de trabajo donde la mezclilla se use mucho. Al final, cuando obtengas el trabajo puedes ir en tus pantalones favoritos, pero para la entrevista es mejor pecar de muy formal que de muy casual.

recruiter-tipsComo seguramente ya sabes, el cómo vistes es solo parte de tu apariencia total, aún cuando se sienta que te juzgan por cómo te ves, aún en un ambiente profesional. Los resultados de las encuestas de Jobvite señalan que el cabello grasoso o desarreglado, mucho maquillaje o la barba de tres días fueron citados por los reclutadores como ofensivos. La lógica es simple: Si no te tomas el tiempo para presentarte correctamente para la entrevista, la primera vez que conoces a alguien, entonces ¿qué sugiere que te presentarás correctamente al trabajo cada día?

Por supuesto, si un reclutador está sesgado contra un elemento de vestuario infensivo (una marca que elegiste o un artículo de joyería), eso ya lo “trae” esa persona y está completamente fuera de tu control. Solo ten en mente que probablemente no querrías trabajar al lado de alguien que descarta a un candidato basado en algo tan frívolo.

 

Dicho todo lo anterior, puedes necesitar sacar la plancha o invertir en un nuevo par de zapatos para hacerte ver tan fino como te sea posible. A la larga, después de que obtengas el trabajo, esas inversiones en tiempo y dinero apenas se registrarán en tu memoria.

Tomado y traducido de The Daily Muse.


Acerca de Boomer Dragon

Ingeniero en sistemas por elección, geek por convicción. Fan de la literatura fantástica y de ciencia ficción, de la música rock y de la tecnología en general.